Servicio de café y agua a domicilio para empresas y para hogares

0
804

Nuestro actual ritmo de vida nos obliga a ponernos las cosas muy fáciles, para ahorrar tiempo y esfuerzo y poder llegar a todo de la manera más óptima posible. Hemos cambiado la vitrocerámica por la inducción, porque nos ayuda a cocinar a la velocidad del rayo. Son pocos los que se han resistido a la maquina de cápsulas de café, en detrimento de la cafetera tradicional. Y son ya muchos los hogares que disponen de sistema ósmosis para tratar el agua de la red o, incluso, de dispensadores de agua fría y caliente, contratando empresas que sirven las garrafas a domicilio. Por supuesto, si hablamos de empresas y lugares de trabajo, son pocos y raros los que no cuentan con este servicio. Pero esta moda o tendencia tiene un origen y una razón de ser, que podemos analizar para comprender mejor este fenómeno.

Nuestro organismo necesita agua para sobrevivir, de ahí la importancia de mantener unos niveles de hidratación correctos a lo largo del día. Todos los órganos, las celúlas, los tejidos, la piel… todo en nuestro cuerpo funciona correctamente gracias al agua. Podemos poner un ejemplo para evidenciar esto que decimos: el organismo mantiene una temperatura correcta y constante gracias al agua que almacena; el cuerpo expulsa los desechos gracias al agua que ingerimos; las articulaciones funcionan suave y correctamente porque nuestros niveles de hidratación las lubrican bien. Es decir, no somos muy conscientes de ello, pero sin agua prácticamente nada en nuestro organismo funcionaría bien y acabaría produciéndose un caos o un colapso del mismo.

La clave está en saber qué cantidad de agua debemos ingerir cada día para conseguir unos niveles óptimos de hidratación. Aunque son muchos los que hablan de cantidades exactas, lo cierto es que cada cuerpo, cada organismo, cada persona funciona de una manera y, por lo tanto, sus necesidades varían respecto al resto. Pero, como en estos casos siempre resulta aconsejable establecer una media, unos 8 vasos al día puede ser un buen punto de partida. A partir de ahí, cada uno debe de observar su cuerpo y decidir si es una cantidad suficiente, escasa o excesiva.

Lo cierto es que si disponemos de un dispensador de agua, la ingestión de agua puede ser más fácil y cómoda. Sobre todo para aquellos a los que les cuesta no sólo acordarse de que deben de beber un mínimo de agua al día, sino también para los que les cuesta hacerlo. Las empresas que se dedican a este servicio, suelen llevarte el agua a casa o a la empresa sin costes de envío o de transporte y, en la mayoría de los casos, el precio del agua no varía demasiado. Normalmente suelen establecer un pedido mensual que el cliente puede variar con un simple aviso. Ya sea para modificar el volumen del mismo o modificar la fecha del encargo. La principal ventaja es que te ahorras el tener que cargar con garrafas o botellas del supermercado.

Casi todas las empresas instalan sus propios dispensadores, que ofrecen agua fría, natural o caliente. La intención es que, ya estés en casa o en el trabajo, puedas beber agua a la temperatura deseada, prepararte una infusión o un biberón o, incluso, cocinar. Todo de forma rápida, cómoda, limpia.

Eso sí, si estás interesado en contratar este servicio, conviene que te intereses por las características o calidad del agua que ofrece cada empresa. Debes averiguar si es mineral o tratada, su composición, mineralización, procesos y garantías de seguridad y embotellado. Sobre todo, si el servicio es para un domicilio particular, comprueba que la composición sea apta para toda la familia y que disponga de bajo contenido en socio y mineralización leve.

Por otro lado, muchas de las empresas que sirven agua a domicilio han incorporado también el café a este servicio. Es un producto que funciona muy bien en empresas, oficinas e, incluso, pequeños centros de trabajo. Todos sabemos que una pausa para tomar un café es un buen momento de distensión para la plantilla y que, además, mejora la calidad del trabajo.

En función del tamaño de la empresa y del número de trabajadores, para este servicio disponen de varios modelos de máquinas. Para los centros de trabajo más grandes suelen instalar una máquina de vending que funcione con monedas y que disponga de varias opciones de consumición: café sólo, cortado, con leche, capuccino, infusiones, etc. Para empresas de 1 a 10 trabajadores o despachos profesionales, hay máquinas automáticas de tamaño medio que ofrecen varios tipos de café. Y, para los pequeños negocios, también suelen ofrecer una cafetera de cápsulas para la que ellos mismos venden los suministros.

Lo cierto es que el agua es la mejor opción para hidratar el cuerpo, pero también podemos complementarlos con zumos, infusiones o café. Cuanto más fácil tengamos el acceso a un agua o un café de calidad, menos pereza nos dará cumplir con una hidratación saludable. Cuanto más fácil nos lo pongan, por ejemplo con el servicio a domicilio, más atractivo será para nosotros recurrir a este tipo de empresas. Y, por supuesto, disfrutar de un buen vaso de agua refrescante, de una infusión humeante o de un sabroso café a un solo clic, es una buena opción para casi todos.

Dejar respuesta