Puntos a favor de un alquiler en coworking

0
2
Puntos a favor de un alquiler en coworking
Puntos a favor de un alquiler en coworking

En esta ocasión, vamos a hablar de las ventajas de trabajar en un espacio coworking. 

Y comenzaremos afirmando que para el buen desarrollo de una actividad empresarial o profesional es, prácticamente, indispensable separar la vida personal del desempeño de un negocio. 

Pymes y autónomos es un sector que encuentra muchas dificultades en general y, en particular, cuando la sociedad atraviesa un estado crítico. Razón por la cual, un gran número de autónomos y pequeñas empresas, optan por trabajar desde casa para ahorrar el gasto de un alquiler; una alternativa que no es la más conveniente.

Por ello, la fórmula del coworking, compartiendo espacio común, o el alquiler de oficinas Vecindario en un despacho privado, es la solución ideal para separar trabajo y casa y no tener que afrontar el coste del alquiler de una oficina convencional.

Entre otras de sus grandes ventajas, tendríamos el hecho de que todos los servicios están incluidos en un solo pago mensual, alquiler, internet, agua, luz, limpieza, seguridad… y esta ventaja no es tan solo económica, ya que con el alquiler de oficinas Vecindario, autónomos y pymes solo se ocuparían, exclusivamente, de todo aquello que tiene que ver con el desempeño de su actividad y nada más.

Si a esta gran ventaja, unimos la imagen profesional que damos a nuestros clientes, a los cuales recibiremos en un despacho privado, dentro de un ambiente empresarial de oficinas y zonas comunes dónde cada profesional desempeña su trabajo, es obvio, que la imagen de marca de la empresa sube muchos puntos frente a la de citarlos en casa.

Además, trabajar compartiendo espacio con otros profesionales repercute en la motivación. Y la motivación es una excelente compañera para pensar en soluciones para expandir nuestra actividad empresarial e idear nuevas formas de negocio.

Otro de los puntos interesantes que ofrece la modalidad de coworking Vecindario es la flexibilidad, tanto en horarios como en el propio contrato de alquiler. Mientras que en unas oficinas tradicionales, tienes que adaptarte a un horario establecido de acuerdo a la apertura y cierre de las instalaciones, en un coworking tienes plena libertad para entrar y salir cuando quieras y necesites. Y respecto al alquiler, cuando vamos por la vía tradicional, se exige un periodo mínimo, algo que no ocurre en el caso del alquiler de oficinas coworking, cuyo compromiso es mensual.

Y otro aspecto muy importante, si tu negocio crece y tienes que incorporar empleados, basta con alquilar un nuevo espacio dentro de la zona común. 

En definitiva, un coworking en Vecindario que se adapta a las necesidades.

Dejar respuesta