Medicina regenerativa y células madre

0
1
Medicina regenerativa y células madre
Medicina regenerativa y células madre

¿Qué son las células madre?

Las células madre son células que se encuentran en todos los organismos multicelulares y tienen la capacidad de dividirse y diferenciarse en diferentes tipos de células especializadas. Este tipo de células tiene la capacidad para autoregenerarse y reparar tejidos envejecidos o dañados. Suelen encontrarse en todos los tejidos corporales, aunque con mayor concentración en la médula ósea y en el tejido graso. Siendo este último donde existe más alta viabilidad celular, ya que con el paso de los años en la médula ósea decrece y en la grasa se incrementa. Además, el acceso para su obtención resulta menos complicado y traumático. De esta manera, está demostrado el enorme potencial que el tejido adiposo tiene para los tratamientos de medicina regenerativa.

Utilización de células madre en Medicina Estética:

En los últimos tiempos, la Medicina Regenerativa ha creado fuertes expectativas en la medicina, concretamente el área de la terapia celular basada en el uso de las células madre. La forma en la que se aplican estas células madre es muy diversa, pueden inyectarse en la sangre, trasplantarse en el tejido dañado o ser reclutadas de los tejidos del paciente para su propia recuperación.  Debido a las características de estas células, como son la capacidad de división y autorenovación, resultan ideales para procesos de regeneración de los tejidos orgánicos, de manera que son una alternativa terapéutica adecuada.

Esta nueva Medicina Regenerativa nace con la propuesta de reparar los tejidos perjudicados usando mecanismos muy similares a los que nuestro organismo utiliza de forma natural en la renovación de poblaciones celulares envejecidas. Esta terapia celular basada en la utilización de células madre aparece como una gran promesa en la medicina, y no sólo como alternativa terapéutica a los grandes quemados. Aparece también para aplicaciones estéticas, como puede ser el crecimiento capilar, rejuvenecimiento facial y reducción de cicatrices.  

  • Crecimiento capilar: diversos estudios preclínicos corroboran que el efecto de las células madre, concretamente, las células madre mesenquimales (MSC), provocan un incremento del crecimiento del pelo. Este tratamiento es apto para hombres y mujeres, especialmente jóvenes en los que la densidad del cabello sea cada vez menor.
  • Rejuvenecimiento facial: la aplicación de MSC promueve la regeneración de las células cutáneas encargadas de producir colágeno, sustancia principal que compone la piel joven. Además, también se produce un incremento del grosor y la densidad de la dermis.
  • Reducción de cicatrices: se administran las MSC de forma subcutánea a través de pequeñas inyecciones directamente sobre el área a tratar. Así, las células epidérmicas y el tejido adiposo se regeneran, estableciendo conexiones con el tejido sano del paciente. Esto da lugar a la reparación progresiva de la herida con unos efectos totalmente naturales y duraderos. Además, se trata de una intervención no invasiva, pues es un proceso de regeneración de las capas más profundas de la piel con las propias células del paciente.

Los seres humanos envejecemos y nos deterioramos, y con ello desaparece parte de nuestra belleza. La medicina regenerativa aplicada a la estética actúa regenerando los tejidos dañados y revirtiendo el deterioro sufrido, devolviéndonos esa belleza con resultados efectivos y prometedores.

Dejar respuesta