Intervenciones estéticas no quirúrgicas

0
2
Intervenciones estéticas no quirúrgicas
Intervenciones estéticas no quirúrgicas

 Está muy extendida la idea general de que un tratamiento estético es igual que una cirugía plástica, pero esto realmente no es así. Es cierto que ambas persiguen los mismos objetivos, esto es, perfeccionar ciertos rasgos físicos a partir de las preferencias y demandas del paciente. Tanto los tratamientos con cirugía como los no quirúrgicos cuentan con resultados satisfactorios, sin embargo, presentan una serie de diferencias como podrían ser la duración de estos resultados, o la necesidad de una intervención quirúrgica en determinados casos.

Ahora bien, pese a la similitud de objetivos y servicios de ambos tipos de intervención, la medicina estética resulta más accesible económicamente, y suele tratarse de pequeños tratamientos momentáneos, algunas veces consisten en simples pinchazos. La complejidad de un tratamiento estético es inferior al de una cirugía plástica, pues normalmente se tratan de pequeñas modificaciones. El trabajo llevado a cabo por un cirujano plástico se diferencia al del médico estético en técnica, procedimiento y preparación. De hecho, la mayoría de las intervenciones realizadas por un cirujano plástico requieren de quirófano y anestesia general. Se tratan de intervenciones de gran nivel, como pueden ser una mamoplastia de reducción o de aumento, una liposucción o una abdominoplastia.

            Visto esto hay que señalar por qué algunos pacientes no escogen la cirugía estética y se decantan por intervenciones no quirúrgicas:

  • En primer lugar, los tratamientos que prescinden de una intervención quirúrgica no necesitan de hospitalización y la alteración de la rutina resulta así mínima para el paciente.
  • En segundo lugar, el coste de la intervención también suele ser decisivo, pues los tratamientos de cirugía estética normalmente tienen un precio superior a los tratamientos sin cirugía.
  • En tercer lugar, esta decisión se toma teniendo en cuenta el post-operatorio. La medicina estética no necesita de grandes cuidados posteriores a la intervención y los resultados aparecen mucho antes que al someterse a una cirugía.

Algunos de los tratamientos sin cirugía más frecuentes son:

  • Botox (toxina botulínica): actúa sobre los músculos eliminando arrugas y dando elasticidad a la piel.
  • Ácido hialurónico: rellena arrugas y pliegues en el rostro.
  • Hilos tensores: se aplican unos hilos muy finos que más tarde se reabsorben actuando sobre la pérdida de elasticidad de la piel.
  • Peeling: favorece la apariencia general de la piel dando sensación de rejuvenecimiento.
  • Láser:  suaviza o elimina manchas en la piel o marcas de acné.
  • Mesoterapia facial: estimula la síntesis de colágeno hidratando y revitalizando la piel.
  • Rinomodelación: remodela la estructura de la nariz sin cirugía para armonizar su fisionomía.
  • Tratamiento de labios: para rellenar y dar definición a labios finos.
  • Hidropoclasia: permite eliminar células grasas.

Estas opciones alternativas a la cirugía nos permiten ver cómo los pacientes no están faltos de oportunidades para mejorar su cuerpo fuera de un quirófano. La medicina estética ofrece, en la mayoría de casos, soluciones satisfactorias a todos los problemas. A todos nos gusta vernos bien frente al espejo, esto nos permite mejorar nuestra autoestima y seguridad. Es por ello que cada vez más personas recurren a estos tratamientos llamados no invasivos, que han ido quitando el puesto a las cirugías estéticas por las ventajas y facilidades que presentan.

Dejar respuesta